La prevención se pone primera en la línea de meta de los cuidados del cuerpo que, además, no pueden ya olvidar la mente en el proceso.

De la medicina estética a "rehabilitar el edificio". Arreglar lo exterior sin preocuparse del interior es un sinsentido para los profesionales de la Clínica Planas, una entidad que lleva mas de 40 años en los más altos niveles de compromiso con su tratamiento de la salud y la belleza. Su fundador, el doctor Jaime Planas, instauró desde el principio la vocación pedagógica, divulgativa e investigadora de un proyecto pionero en Europa. Ahora son sus hijos quienes están al frente, centrados en gran medida, en el concepto de la prevención. Cuidarse puede ser una entelequia en manos de quién no sabe qué tiene qué hacer realmente para conseguir resultados concretos, rápidos y verdaderos. Cuidarse, afirman sus profesionales, implica un trabajo "individual y único" para cada persona. Y de eso se ocupan en la clínica, desde su pionero programa antiaging, la nueva dieta enteral o la numerosa variedad de opciones quirúrgicas, medicina estética facial, corporal, vascular o dermatológica que ofrecen, orquestadas por un equipo médico amplio y de altísimo nivel curricular. La sede de Barcelona fue la primera y allí se encuentra la unidad de cirugía hospitalaria. La sede de Madrid, con personalidad propia, permite comenzar la mayoría de tratamientos, siendo derivados a la primera los que requieren de hospitalización. Sea como sea, el espíritu de la búsqueda de la excelencia es común a todas sus iniciativas.

Alto rendimiento para ejecutivos
Un plan pensado para optimizar cada gramo de energía y rendir al máximo en todos los sentidos, es la apuesta más novedosa de la Clínica Planas. El doctor Julián Bayón lidera un equipo que se encarga de diagnosticar al paciente (mediante personalizados chequeos) y crear un programa individualizado y flexible en el que cada eslabón (dieta, ejercicio, coaching comportamental) es igual de importante.
Empezó como una investigación alrededor del envejecimiento cerebral, y poco después el mundo de la empresa se reveló como el target ideal para poner en marcha un programa antiaging especializado en personas con muy altos niveles de estrés. A partir de 9.000 euros.