El segundo embarazo, momento clave para la prevención de las varices

El embarazo es una etapa para disfrutar, cuidar la salud y por qué no, presumir de piernas pero, ¿cómo?

Cuidarse por dentro durante estos nueve meses es tan importante como no descuidar el aspecto exterior. Por ello es importante acudir, además de las habituales revisiones con el médico de cabecera o el ginecólogo, a otros especialistas como el dentista, el dermatólogo o el médico especialista en Angiología y Cirugía Vascular.

Diversos aspectos como la piel con la aparición de manchas o la boca con la aparición de caries pueden verse afectados. Además desde el segundo embarazo las piernas son más sensibles a la aparición de varices que junto con las manchas en la piel y las caries suponen no sólo un problema de salud sino también un problema estéticos.

¿Qué se puede hacer durante estos nueve meses para lucir unas piernas sanas y bonitas, especialmente a partir del segundo embarazo?

- Acudir a un especialista en medicina vascular, especialmente a partir del segundo embarazo, que recomendará las medidas específicas para prevenir la insuficiencia venosa

- Seguir una dieta saludable siempre bajo el control del médico.

- Realizar ejercicio físico suave durante todo el embarazo.

- Mantener una higiene y unos cuidados constantes y adecuados para cada tipo de piel.

Según la doctora Rosa M. Moreno, responsable del departamento de medicina vascular de PLANAS DAY Madrid “las varices son además de una cuestión de estética, un problema circulatorio que tiene solución y que debe ser tratado por un experto en la materia que determine el tratamiento más adecuado para cada persona”.

En todo el mundo la mujer tiende a padecer Insuficiencia Venosa Crónica manifestada por varices, mucho más frecuentemente que el hombre. Además en ambos sexos esta tendencia se agrava por la edad. En las mujeres las influencias hormonales, especialmente en el embarazo, así como los cambios provocados por el crecimiento del útero condicionan la aparición o agravación de esta enfermedad.

Esta patología es progresiva y nunca retrocede por lo que acudir al médico especialista en Angiología y Cirugía Vascular es muy importante para no sufrir las molestias que pueden ocasionar especialmente en fases premenstruales, embarazos o edades avanzadas. Según cada caso, el médico especialista recomendará las medidas específicas destinadas a prevenir o evitar una progresión acelerada de la Insuficiencia Venosa que dé lugar a la aparición de varices.

Presumir de piernas bonitas y sanas durante el embarazo no es una cuestión de suerte sino de prevención y de poner solución a una patología cuyo tratamiento es indoloro y que además desde el punto de vista estético tiene una eficacia del 90%.