¿Qué es?

La valoración estética de la cara debe realizarse en función de la relación tridimensional existente entre cada una de sus zonas. Por este motivo sus relieves óseos adquieren una gran importancia, y entre estos podemos destacar los pómulos y el mentón. Unos pómulos poco desarrollados otorgan al rostro un aspecto plano y envejecido, pero si son excesivos pueden dar lugar a un aspecto agresivo y poco elegante. Por otra parte, un mentón insuficiente distorsiona el plano facial y el contorno de la boca y además acorta la profundidad del cuello, por otro lado una barbilla demasiado pronunciada resulta bastante inestética especialmente en la mujer. En estos casos la cirugía puede ser una buena solución estética y en ocasiones se combina con otros procedimientos estético-quirúrgicos de la cara, tales como el Lifting o la Rinoplastia.

Procedimiento quirúrgico

La intervención puede realizarse bajo anestesia local. Cuando se realiza combinada con otros procedimientos quirúrgicos, dependerá de la anestesia necesaria para los mismos.

Generalmente sólo se precisa un día de hospitalización, salvo que sea un procedimiento combinado con otras operaciones que necesiten mayor tiempo.

Pómulos
El aumento de los pómulos puede hacerse mediante prótesis de silicona sólida, cuya colocación no deja cicatrices visibles ya que se colocan por vía endobucal. Otra opción es realizarlo a través de las mismas incisiones de las blefaroplastias, si se realizan en la misma intervención. También puede llevarse a cabo mediante lipoinyección, es decir, mediante la infiltración de grasa extraída a la propia paciente por liposucción y tratada con el fin de separar los adipocitos. Existen también algunas sustancias de relleno sintéticas que pueden ser útiles en algunos casos.

Mentón
El aumento de mentón puede hacerse por los mismos procedimientos que el de los pómulos. En este caso, el implante de prótesis se hace por vía endobucal con lo cual tampoco se dejan cicatrices.

Resultados

Como en cualquier intervención de cirugía estética, el éxito depende de una correcta indicación, cuando esto ha sido así, los implantes de mentón o de pómulos ayudan a armonizar los rasgos faciales, consiguiendo un equilibrio esencial para la belleza del rostro.

Preguntas Frecuentes

¿Tengo que tomar alguna precaución antes de la intervención?
Como en el resto de las operaciones faciales el estado de la piel es importante para el éxito de la intervención.
En el caso del mentón se deben descartar afecciones bucales, tales como gingivitis, o cualquier tipo de infección dental.

¿Qué cuidados postoperatorios tengo que seguir?
Tras el implante debe mantenerse una cuidada desinfección de la zona, especialmente si el implante se ha hecho por vía endobucal. El edema puede persistir algún tiempo, pudiendo mejorarse mediante masaje de drenaje linfático.

¿Qué riesgo tienen estas operaciones y tratamientos?
Por una parte están los riesgos comunes a toda operación: los derivados del uso de anestesia, hemorragias e infecciones. En el caso concreto de los implantes (prótesis de silicona e infiltración de materiales sintéticos), el riesgo específico es la asimetría entre ambos pómulos por estar ligeramente colocados en distinta posición.

¿En qué casos o circunstancias están específicamente contraindicadas estas operaciones?
Estas intervenciones están contraindicadas en pacientes que padezcan una enfermedad que pueda interferir con el proceso quirúrgico o anestésico.

¿A qué edad puede llevarse a cabo la intervención?
El proceso de osificación de los huesos de la cara finaliza entre los 15 y los 17 años. El especialista debe valorar si es posible realizar la intervención.

¿Qué medicamentos deben evitarse antes y después de la operación?
Como en toda operación, la paciente debe abstenerse de ingerir aspirinas u otros anticoagulantes durante las 3 semanas anteriores a la intervención. De todas formas, la preparación incluye instrucciones específicas y una revisión de los medicamentos que utilice.

¿Se suele recetar algún medicamento para el postoperatorio?
Los fármacos habituales tras cualquier intervención: antibióticos para evitar la infección y, raramente, analgésicos para paliar el dolor.

¿Qué tipo de molestias ocasiona la intervención?
Es una intervención que apenas da molestias.

¿Se pueden usar gafas o lentes de contacto después de un implante en los pómulos?
Si, inmediatamente.

¿Cuánto se tarda en poder maquillarse en cada caso?
El día después de la intervención.

¿Cuánto tiempo es preciso esperar para tomar el sol o rayos UVA?
Se recomienda hacerlo al cabo de un mes.

¿Cuándo se puede comenzar a ir a la piscina, al gimnasio y hacer deporte?
Al cabo de 2 semanas, pero se debe practicar cada ejercicio con moderación y de forma progresiva.

¿Cuándo se puede reemprender la vida laboral y social?
Se puede hacer al día siguiente, pero si se ha sometido a una implantación de prótesis o a una lipoestructura, debe tener en cuenta que la zona tratada estará ligeramente inflamada durante unos 10 días.