¿Qué es?

A pesar de la importancia estética de las piernas, no se ha prestado mucha atención a una parte de ellas: las pantorrillas. Su falta de desarrollo crea un efecto antiestético creando formas que afean la figura. Además este defecto puede acentuar otros, por contraste, como el grosor de los muslos o las caderas. A veces el problema afecta a una sola pierna, debido a un traumatismo o la poliomielitis, y hace aún más evidente el defecto.

El remedio más eficaz es la colocación de prótesis para dar la forma y el volumen ya deseados a las pantorrillas. 

Procedimiento quirúrgico

Como en toda intervención quirúrgica, se requiere un examen preoperatorio del paciente para detectar cualquier posible anomalía que pudiera contraindicar la operación.

La intervención se realiza bajo anestesia epidural o general y dura aproximadamente 1 hora. El procedimiento consiste en realizar una incisión de cuatro centímetros de longitud cerca del pliegue posterior de la rodilla. Así se crea un bolsillo entre el vientre interno del músculo gemelo y su aponeurosis. Esto sirve para colocar en esta cavidad una prótesis adaptada a las necesidades de cada paciente. En este sentido hay que destacar que los implantes son específicos para cada zona anatómica.

De una forma general se precisa una estancia de 36 horas en la clínica para realizar el tratamiento.

Resultados

Los resultados del aumento de pantorrillas son muy satisfactorios por su naturalidad. El paciente debe tener en cuenta que no es posible aumentar la zona de los tobillos. 

Preguntas Frecuentes

¿En qué casos está contraindicada la intervención?
Cualquier intervención quirúrgica está desaconsejada en caso de padecer alguna enfermedad que pueda interferir en el proceso quirúrgico o anestésico. Es importante no fumar o reducir el consumo de tabaco tres semanas antes y después de la intervención, ya que influye en la calidad de la cicatrización.

¿Qué riesgos tiene la intervención?
En la cirugía para aumento de volumen de las pantorrillas, los riesgos más graves pueden ser el cambio en la sensibilidad de la piel de las piernas, algo raro, pero posible, con pérdida temporal o permanente de la sensibilidad. También puede ser posible una alteración de la cicatriz, aunque resulta muy poco común. Otro de los riesgos es la extrusión del implante, algo posible si falta una capa adecuada de tejido o si se produce una infección. También se puede contemplar la posibilidad de que se lleve a cabo un desplazamiento del implante acompañado de una distorsión en la forma, otra posibilidad muy rara pero que significaría una segunda operación para corregirla. También, al igual que en las prótesis de mamas, puede producirse una contractura capsular o endurecimiento del tejido cicatricial alrededor de la prótesis pasado un tiempo.

Además se deben contemplar los riesgos inherentes a toda operación. Los principales son la aparición de infecciones postoperatorias y hemorragias y los relacionados con el uso de la anestesia.

¿A partir de qué edad puedo operarme?
A partir de los 18 años.

¿Puedo saber anticipadamente cómo quedaré?
Por regla general, el cirujano enseña al paciente un archivo de casos (anónimo), en el que se muestran fotografías del "antes y después" de pacientes con unas características corporales similares para que pueda ver los resultados con antelación.

¿El postoperatorio es muy doloroso?
No, las molestias son escasas.

¿Qué cuidados posteriores debo seguir?
El paciente se recupera progresivamente de forma que al cabo de una semana pueda caminar a un ritmo normal. Pasado este período, los puntos de sutura se retiran y la cicatriz queda reducida a una extensión de unos cuatro centímetros cerca del pliegue posterior de la rodilla. De todas formas, se aconseja utilizar medias elásticas de compresión durante tres semanas.

¿Se deben hacer ejercicios especiales para ayudar a la recuperación?
Únicamente andar. Al paciente se le dan pautas específicas: los primeros 15 días andar resulta dificultoso, por lo que tendrá que caminar más lentamente.

¿Hay algún tratamiento cosmético que ayude a que las cicatrices se suavicen?
Sí, y son esenciales. El cuidado de la piel antes y después de la operación influirá notoriamente en el resultado final del aspecto de las cicatrices. Para ello, el cirujano recomienda lo más adecuado en cada caso ya que en la actualidad existen multitud de productos disponibles para ayudar a que la cicatrización sea rápida y las marcas mínimas.

¿Cuándo la paciente podrá darse la primera ducha?
Al día siguiente de la intervención pero protegiendo la cicatriz.

¿Cuánto tiempo es preciso esperar para empezar a practicar deporte?
Un mes.

¿Cuando la paciente podrá ir a la sauna, la piscina y el gimnasio?
Una vez hayan transcurrido 30 días.

¿Cuándo se podrá hacer un masaje en las piernas?
El masaje deportivo, al cabo de 30 días. En cuanto al masaje de drenaje linfático, inmediatamente después de la operación.

¿Cuándo se podrá tomar el sol y rayos UVA?
Transcurrido un mes desde la intervención.

¿Qué medicamentos se deben evitar antes y después de la operación?
Como antes de toda operación, la paciente debe abstenerse de ingerir aspirinas u otros anticoagulantes durante las tres semanas anteriores a la intervención. De todas formas, la preparación incluirá instrucciones específicas y una revisión de los medicamentos que se utilizan en cada caso.

¿Se suelen recetar medicamento para el postoperatorio?
Como es habitual tras toda intervención, se recetan antibióticos para prevenir la infección y analgésicos. También se receta un antiinflamatorio.

¿Al cabo de cuántos días se puede volver a trabajar?
Si el trabajo no requiere esfuerzo físico o grandes desplazamientos, la paciente podrá realizar su vida cotidiana una vez transcurrida la primera semana.

¿Puede romperse la prótesis y bajo qué circunstancias?
Tendrían que concurrir circunstancias realmente extraordinarias, como un accidente.